06 mayo 2013

¿MAR EN BOLIVIA...?

o, ¡SOÑAR NO CUESTA NADA...!

“Para Chile el Mar de Bolivia en un tema de capricho y orgullo indoblegable, mientras que para Bolivia es un problema se sobrevivencia económica”
El puerto boliviano de Cobija o La mar.

Por: Jorge Mier Hoffman (*)


Así reza un antiguo adagio popular que bien se pudiera aplicar al tema del Mar de Bolivia; ya que para los chilenos significa un deseo inalcanzable, mientras que para los bolivarianos es una esperanza a corto plazo... puesto que “soñar” es la primera fijación de ideas para lograr objetivos… Como bien dice el refrán de Marco Aurelio: "La vida de un hombre es lo que sus pensamientos hacen de ella."… Frases ciertas que bien supo interpretar Simón Bolívar, al referirse a esa nueva nación llamada “BOLIVIA” que surgía entre las cenizas del imperio Inca, gracias a la fuerza arrolladora de la Revolución Bolivariana… al respecto expresó el Libertador:
“Esta República Bolivariana tiene para mí un encanto particular, primero su nombre, y después todas sus ventajas sin un escollo: parece mandada hacer a mano. Cuanto más medito sobre la suerte de este país, tanto más me parece una pequeña maravilla”

Es por ello que ha causado roncha en la piel de algunos los iletrados internacionalistas sumisos a la oligarquía chilena, las oportunas palabras del Presidente de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías, las cuales se han convertido en un refranero de la población boliviana:
"Sigo soñando y seguiré soñando toda mi vida con bañarme algún día en una playa boliviana"

Pero como de refranes se trata, debemos hacer la pregunta:
 
¿.. Quién fue primero… el huevo o la gallina..?





CHILE: su origen es relativamente reciente, ya que surge a partir del 26 de julio de 1529, con la capitulación que los Reyes de España otorgaron al conquistador Francisco Pizarro para colonizar el imperio Inca, cuya civilización extendía sus dominios por toda la cordillera  del Pacífico, en lo que hoy conocemos como Ecuador, Perú, Bolivia y Chile; es decir, una vasta región costera habitada por un imperio que basaba su poder en el dominio del mar, con sus embarcaciones de madera balsa y juncos de totora que crecen en las riberas del lago Titicaca.

La historia nos dice que Chile fue delimitado territorialmente el 18 de abril de 1548, cuando don Pedro de La Gasca, Presidente de la Real Audiencia de Lima, por orden del Rey Español Carlos V, recibió "por gobernación y conquista todo el territorio al sur del Copiapó, que esta a 27 grados de altura en línea equinoccial a la parte sur, hasta 41 de dicha parte".

BOLIVIA: por el contrario, es la cuna de la civilización inca… Sus orígenes se remontan a las fábulas de los tiempos, cuando a las orillas del inmenso lago Titicaca, se asentó la milenaria cultura Tiahuanaca, la cual ha sido datada en más de 12 mil años antes de Cristo.

Para 1778, esta importante región, cuna de la civilización Inca, fue bautizada como Alto Perú, adscrita al virreinato de Río de la Plata, junto con Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay y Perú.

Y como dice el refrán: "¡Lo que es igual no es trampa..!"

Si Bolivia posee o no mar… no es un tema a debatir en los mapas de la colonia española, por cuanto es un hecho antropológico, el dominio que tenía la cultura inca en las costas del Pacífico que delimitaba su territorialidad continental… Sin embargo, el imperialismo invasor encontró una excusa para justificar en el marco de la “legalidad” la expropiación de las costas bolivianas, en lo que irracionalmente se ha llamado “DERECHO INTERNACIONAL AMERICANO” basado en el uti possidetis; término jurídico cuya sola pronunciación evoca oraciones satánicas cargadas de ignorancia, nulidad, arbitrariedad, odio y resentimiento.

 

TERRITORIOS PERDIDOS


“UTI  POSSIDETIS” Vs “INDEPENDENCIA”

La Corte de la Haya, como los nuevos Tribunales Inquisidores de la cultura americana, para decidir los conflictos fronterizos en el Nuevo Mundo, adoptó el llamado “Uti Possidetis Juris” o derecho de posesión de los territorios colonizados por España, para determinar las extensiones geográficas, limites territoriales, accidentes geológicos, islas, derechos marítimos, fluviales y fronterizos, que hoy mantienen en una lucha estéril a millones de hispanoparlantes, aupados por la guerra intelectual y la venta de armas, que se desborda en rencores, aprensión, y una lucha de argumentos bibliográficos y cartográficos, entre naciones americanas con una historia común, una misma raíz cultural e iguales ideales revolucionarios de independencia; tales son: 

 Chile y Argentina por la Patagonia,

 Perú y Ecuador sobre las nacientes del Río Cenepa y los límites en la cordillera del Cóndor
  •  Bolivia y Chile por el acceso al mar por la región de Antogfagasta
  •  Colombia y Venezuela sobre el Golfo de Venezuela
  •  Colombia y Panamá por la Isla de San Andrés
  •  Guatemala y Honduras por las tierras mayas de Belice
  •  El Salvador y Honduras por el Golfo de Fonseca

En fin… estas naciones y otras naciones del hemisferio, mantienen un conflicto fronterizo con sus vecinos, invocando el UTI POSSIDETIS.

¿.. Qué es el Uti Posidetti..?

Es una expresión latina que significa “poseerás como poseías”, que se le aplica sólo a las naciones hispanoparlantes; esta aberración jurídica establece que: “sus territorios serían aquellos que poseían para 1810 según la división político-administrativa establecida por España en sus colonias americanas”… Es un principio irracional impuesto por las naciones colonizadoras de tradición imperialista y cultura invasora, y adoptado por los Tribunales Internacionales, el cual establece un principio jurídico irracional:

“Se definen como extensiones territoriales, accidentes geográficos, fluviales y marítimos, las extensiones ocupadas antes de la independencia al termino del régimen colonial español, en contra del “térrea nullius” que se refiere a las posesiones ocupadas por las personas y nativos; para lo cual, serán oponibles los títulos y cartas geográficas realizados durante la colonia española; a partir del cual nace el título jurídico de las naciones”

Es decir: el “Uti Posidetti Juris” ilógicamente reconoce un “derecho de posesión” por parte de los invasores y colonizadores… y por lo tanto, los Tribunales Internacionales le conceden validez, justicia y sustento legal a los Contratos de Capitulación que entregaban los Reyes Católicos a los invasores españoles, conforme a la autorización dada por el Papa Alejandro VI… Por lo tanto:

UTI POSSIDETIS es un principio imperialista que lejos de invocar la justicia universal, es reconocerles derechos de invasión y colonización a los delincuentes del planeta… es decir, es todo lo contrario a los principios filosóficos de las Gestas Emancipadoras que justificaron las guerras de independencia

Como consecuencias de justificar los derechos que tenía España sobre los territorios colonizados, el “Uti Posidetti Juris” también reconoce el derecho de la iglesia del Vaticano para aniquilar a los nativos americanos a través de los siniestros Tribunales de Inquisición, a través de los cuales se exterminaron más de 60 millones de personas en menos de un siglo, cuando conjuntamente con los Contratos de Capitulación, el 25 de junio de 1493, el Vaticano publicó la “Bula Piis fidelium” que le concedió a fray Bernardo Boil, amplias facultades para la evangelización en el Nuevo Mundo, y además, autorizaba a los sedientos conquistadores: 

“tomar en posesión las tierras descubiertas, esclavizar a los pobladores, explotar los territorios sin ninguna limitación, y ajusticiar a los indígenas que no juraran ante la cruz y reconocieran la autoridad del Papa”

El Vaticano basaba su potestad de decidir el destino de los inocentes pobladores americanos, por una tesis inventada por el siniestro Papa Alejandro VI, cuando justifica la colonización de la Indias Occidentales, como se conocía al Nuevo Mundo, y el sometimiento de los nativos a través de los Tribunales de Inquisición, con el siguiente argumento:

La gente que poblaba el mundo tenía autonomía política, pero a la llegada de Jesucristo, todas las potestades de esos gentiles se le transfirió a Jesucristo, y a su muerte en la cruz, el Vaticano asumió su representación en la vida terrenal; derechos que provienen por delegación dada por Jesucristo a San Pedro y éste a su vez tenía facultad plenaria para delegarla en sus sucesores papales

Conforme a este absurdo que no aparece en las escrituras bíblicas, la potestad de los gentiles americanos desaparecía para recaer en el pontífice romano, que a su vez la delegaba a los Reyes Católicos por las Bulas 3 y 4 de mayo de 1493, concediendo a los Reyes Católicos el derecho de gobernar los territorios americanos.

Como consecuencia de esta aberración teológica que sólo existía en la mente perversa del Papa siniestro, la Reina Isabel firmaba los títulos de posesiones llamados “CAPITULACION” que se les entregaba a los conquistadores, el cual se encabezaba así:

Por donación de la Santa Sede Apostólica, somos señores de las Indias Occidentales, islas y tierra firme del Mar Océano, descubiertas y por descubrir, y que pertenecen a la real Corona de Castilla

Por lo tanto, no es un sarcasmo decir: que el “Uti Posidetti” reconoce la autoridad que tenía el Vaticano y España para invadir y aniquilar a los habitantes de América, y por consecuencia, aun cuando suene irónico decirlo: le quita la autoridad moral y legal que tuvieron nuestro próceres para la emancipación americana… Por lo tanto, cada vez que invocamos el “Uti Posidetti”, estamos desconociendo la independencia misma de las naciones liberadas por nuestros Próceres.

Frente a la aberración del UTI POSIDETTI: Simón Bolívar, José de San Martín, Bernardo O´Higgins, José Gaspar Rodríguez, Juan Manuel de Rosas, Manuel Deodoro Fonseca, como los próceres de: Venezuela, Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Argentina, Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil, entre otros ilustres Libertadores, usurparon derechos legítimamente adquiridos por España, y por lo tanto fueron unos delincuentes que se apropiaron de tierras que nos les pertenecían, y en tal sentido, España tendría todos los títulos y mapas que podría oponer para reclamar como suyos para recuperar sus virreinatos de: Nueva Granada, Perú, Brasil, de la Plata, y del Perú, como la manera en que el rey Fernando VII dividió sus posesiones en Sudamérica.

Si hubo un personaje que estuvo claro en la ilegalidad del “Uti Posidetti Juris” fue precisamente Simón Bolívar, cuando comprendió la necesidad de unificar extensos territorios que tenían en común una misma raíz histórica-cultural… Por ello se planteó una Gran Colombia, cuyos acuerdos de integración pretendía consolidar con el Congreso Anfictiónico de Panamá… y para hacer justicia a la extinta cultura Inca,  crea la República de Bolivia… Luego, el 28 de diciembre de 1825, el Libertador publica un decreto que le reconoce a Bolivia derecho de mar y costas del Pacifico:

"Quedará habitado desde el 1º de enero entrante por puerto mayor de estas provincias, con el nombre de Puerto La Mar, el de Cobija. Se arreglarán allí las oficinas pertenecientes a la Hacienda Pública"

CONCLUSIONES

El verdadero y el único “Uti Posidetti Juris” que puede ser reconocido por los pueblos hispanoparlantes, es aquel que crearon nuestros próceres, porque a partir de ese momento es cuando nace nuestra identidad nacional, y le da un sentido de Patria a cada una de las naciones que conforman el Nuevo Mundo.

La gesta de la independencia significó desconocer el derecho que tenía España en colonizar esas tierras y una respuesta a la aniquilación que hizo el Vaticano a través de sus Tribunales de Inquisición… La independencia significó también un acto de justicia para los nativos que habitaban estas vastas regiones, para darles identidad a sus habitantes y delimitación territorial.

Pero sobre todo, la independencia significó una concepción ideológica estigmatizada por el “Uti Posidetti Juris”, referido al desarrollo económico de las sociedades americanas, en cuanto a la explotación conjunta y desarrollo integrado de las inmensas riquezas de los suelos americanos, que de alguna u otra manera, no son propiedad del suelo que pisamos, sino del subsuelo que compartimos, que bien podemos identificar en los ríos que nos atraviesan o puntos de sus nacimientos, el petróleo que abarca cuencas que se extienden por todo el continente, minerales y tantas otras riquezas que declaramos como nuestras, y no son más que una circunstancia geológica, no renovable, cambiante y explotable con un verdadero sentido de cooperación, que es donde reside en definitiva la verdadera voluntad de integración, por la cual lucharon nuestros próceres.

Ante el poderío militar impuesto por Chile para impedirle a Bolivia su acceso al mar, nos hace recordar otro célebre refrán de Confucio:
“Se puede quitar a un general su ejército, pero no a un hombre su voluntad…   Tarde o temprano ésta se impondrá”

Por: Jorge Mier Hoffman
(*) Investigador Histórico.
Artículo publicado en la página WEB:
"SIMÓN BOLÍVAR, EL HOMBRE" Enero, 1998

Algunas imágenes fueron tomadas de:
El Diario Nacional, LA GUERRA DEL PACÍFICO DE 1879



1 comentario:

  1. BOLIVIA PRESENTA DEMANDA ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA DE LA HAYA

    El Estado Plurinacional de Bolivia, hoy 24 de Abril de 2013, demanda a Chile ante la Corte Internacional de Justicia, asumiendo el mandato histórico del pueblo boliviano recogido y anunciado por el Presidente Evo Morales.

    La demanda fue elaborada en más de dos años de trabajo por la Dirección de Reivindicación Marítima con la participación de autoridades, organizaciones de la sociedad civil y expertos bolivianos, contando además con el concurso de especialistas en Derecho Internacional.

    La demanda boliviana solicita a la Corte Internacional de Justicia falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo pronto y efectivo que le otorgue una salida plenamente soberana al Océano Pacifico. Esta solicitud no se basa en el Tratado de 1904.

    Bolivia, de conformidad con las normas del Derecho Internacional, aclara que la presente demanda no es un acto inamistoso contra Chile ni su pueblo; busca encontrar una solución definitiva a un centenario problema que es de interés hemisférico. Bolivia acude a esta vía luego de agotar todos los medios de dialogo y debido a las constantes dilaciones de los gobiernos chilenos en relación al justo reclamo del derecho boliviano a retornar al mar de manera soberana.

    Bolivia como país pacifista deposita su confianza en la Corte Internacional de Justicia, a la que reconoce como el mas alto tribunal establecido por la humanidad para la solución pacífica de las controversias entre Estados.

    Bolivia, convencida de que la paz, la amistad, la buena vecindad y la complementariedad deben primar entre las naciones, hace conocer con dignidad y humildad su decisión a toda la comunidad internacional, a fin de que acompañen esta demanda que en derecho y en justicia busca restablecer los derechos de un país injustamente enclaustrado y privado por más de cien años de la cualidad marítima con la que nació.



    MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES

    ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA

    ResponderEliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.