02 mayo 2009

SOMOS CURAS PEDERASTAS, SOMOS HUMANOS...

¿Y estos cerdos nos quieren dar orientación sexual?

El cardenal Norberto Rivera Carrera y el cardenal Juan Sandoval Iñiguez dirigen sendas “clínicas” que constituyen auténticas guaridas de criminales donde se refugian durante algunos meses, las ovejas descarriadas que violan niños...



Por: Sanjuana Martínez (CIMAC) [*]
México - jueves 30 de abril de 2009

El grave problema del abuso sexual infantil cometido por sacerdotes católicos en México continua siendo silenciado por la jerarquía eclesiástica, desatendido por el gobierno mexicano e ignorado por el poder legislativo. La impunidad es la constante.

Las reveladoras declaraciones de Leopoldo González vocero de la Comisión del Episcopado Mexicano (CEM) muestran la verdadera postura de los jerarcas católicos mexicanos: negar, minimizar y silenciar.

Para el Episcopado Mexicano la detención del sacerdote Rafael Muñiz López aprehendido en Xalapa, Veracruz por estar ligado a una banda de ciberpederastas es un síntoma de humanidad: “entre más humanos nos vean, más nos van a apreciar”, consideró González.

Las declaraciones son profundamente desafortunadas, pero ciertamente sinceras. Ese es el sentir de la jerarquía católica que hasta ahora no ha movido un dedo para desvelar los archivos secretos que determinan los movimientos y el paradero de cientos de sacerdotes abusadores.

Y digo cientos, porque según las estadísticas el 30 por ciento de los 14 mil sacerdotes católicos que existen en México comete algún tipo de abuso sexual con su feligresía. Un estudio del Departamento de Investigaciones sobre Abusos Religiosos (DIAR) reveló lo anterior y expuso un dato importante: en el 55 por ciento de los casos, las víctimas son mujeres mayores de edad, una tercera parte niños y el resto hombres.



Más aún: según la tercera encuesta del Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la Inseguridad (ICESI) el 95 por ciento de los ilícitos perpetrados en México es desconocido por el Ministerio Público por falta de denuncia, situación que se agrava cuando el criminal es ministro de culto. La pregunta aquí es ¿por qué el Ministerio Público no actúa de hecho cuando es pública y notoria la actividad criminal de un sacerdote? Los atavismos religiosos no permiten muchas veces a los padres de una víctima acudir ante las autoridades y por el escaso resultado judicial y policial, también afectan a la hora de detener y procesar a un cura.

Tal vez, policías, jueces, diputados, magistrados, senadores o funcionarios públicos piensen que por aprehender o procurar justicia contra un cura serán condenados a las llamas del infierno y prefieren sumarse a la red de complicidades que permite que México sea considerado como la nueva Tailandia, como el nuevo paraíso para pornógrafos y pederastas.

La actitud de la jerarquía católica de quitarle hierro al asunto ya no surte efecto. Por el contrario, muchos ciudadanos mexicanos se muestran indignados por la tolerancia que obispos y cardenales les brindan a sus subalternos acusados de pederastas. Curas abusadores que sencillamente son cambiados de parroquia ante las denuncias, en particular a iglesias en zonas extremadamente pobres donde la gente no se puede defender.

Por eso se explica que existan curas pederastas con 30 años de carrera delictiva, como el caso de Nicolás Aguilar, ese sacerdote famoso por violar a más de 90 niños entre México y Estados Unidos gracias a la supuesta protección del cardenal Norberto Rivera. Pese a la gravedad del caso, el padre Nicolás sigue libre, viviendo tranquilamente en Puebla, oficiando misa y administrando los santos sacramentos.

Ese sacerdote pederasta, o Carlos López Valdés también en activo, a pesar de haber sido descubierto con material pornográfico en su computadora y denunciado por sus monaguillos por abuso sexual; o Rafael Muñiz López recién detenido por sus gustos cibernéticos, manchan al sacerdocio católico y son elementos indignos de pertenecer a él. ¿Por qué entonces sus superiores no les retiran del ministerio sacerdotal? ¿Por qué el Ministerio Público o los jueces no los juzgan y condenan para que dejen de hacer daño a los niños?



Desde hace tres años que publiqué mi libro “Manto púrpura: pederastia clerical en tiempos del cardenal Norberto Rivera” recibo periódicamente mensajes de víctimas denunciando a curas pederastas: desde Mexicali hasta Chiapas; desde Monterrey hasta Oaxaca…en Veracruz, Nayarit, Jalisco, San Luis Potosí, Nuevo Laredo, Estado de México, Distrito Federal, Puebla, Sonora… hay curas pederastas a lo largo y ancho de la República.

Los casos son tantos que se podría hacer una enciclopedia. El problema es que en México la denuncia se queda en eso: en denuncia. No hay voluntad política de hacer justicia. No existe interés judicial de atender verdaderamente el asunto. No hay contundencia en la modificación de leyes para perseguir debidamente el delito de pederastia cometido por hombres que usan sotana.

Tampoco la jerarquía está a la altura. El cardenal Norberto Rivera Carrera y el cardenal Juan Sandoval Iñiguez dirigen sendas “clínicas” que constituyen auténticas guaridas de criminales donde se refugian durante algunos meses, las ovejas descarriadas que violan niños, para después ser colocados nuevamente al frente de los monaguillos o de los pequeños que hacen su preparación para la primera comunión.

La impunidad genera más impunidad y descaro para que sacerdotes como Leopoldo González sigan insultando a las víctimas y a los católicos decentes que hemos decidido aplicar la tolerancia cero contra estos depredadores con sotana.

¿Quién será capaz de poner un alto a los sacerdotes pederastas?


[*] Sanjuana Martínez, es periodista mexicana freelance, autora de “Prueba de Fe: la red de cardenales y obispos en la pederastia clerical”.

5 comentarios:

  1. Anónimo9:37 p.m.

    ES VERDAD HABRA QUE ORAR MUCHO POR LOS SACERDOTES, ES UN TIEMPO EN QUE DEBEN DAR EJEMPLO DE LA FE EN CRISTO JESUS...EN ESPECIAL OREMOS POR LOS SACERDOTES QUE HAN MANCHADO LA IMAGEN DE LA IGLESIA DE CRISTO ... DENTRO DE ESTA LISTA SE ENCUENTRA UNO EN PARTICULAR POR EL CUAL ROGUEMOS A LOS SANTOS QUE LO HAGAN VER LA LUZ DE DIOS... YO PARTICULARMENTE LE PIDO A SANTA TERESA DE JESUS QUE LO GUIE Y QUE REFORME ASI COM REFORMO EL CARMELO... DANDOLE ESA SABIDURIA PARA CAMBIAR Y TAMBIEN PIDAMOS POR LAS JERARQUIAS ECLESIASTICAS.. PARA Q NO HAGAN MERITO DE MALAS OBRAS, SINO DE LA SANTIDAD...
    A UN PBRO. QUE FUE NOMBRADO MONSEÑOR AD MERITO DESPUES DE VARIOS ESCANDALOS POR SER UN PEDERASTA.. SI HERMANOS COMO LO OYEN PRONTO TENDRAN NOTICIA QUE SALDRA AL AIRE ... LO QUE SABE EL PUEBLO PERO CALLA ... UN SACERDOTE QUE PASO POR NIRGUA ... Y QUE HIZO MUCHO DAÑO A JOVENES Y VOCACIONES CON SU MAL EJEMPLO... PERO QUE SE HIZO AL RESPECTO? TRANSFERIRLO A LA GUAIRA Y LUEGO A LA ARQUIDIOCESIS DE BARQUISIMETO...
    SI CONOCEMOS A LOS SACERDOTES DE ESTA ARQUIDICESIS SABEMOS QUIEN ES MONS. GERARDO NAVAS CONTRERAS
    MI INTENCION NO ES DIFAMAR ... MI INTENCION ES PEDIR JUSTICIA POR MUCHOS JOVENES QUE BUSCABAN UNA AYUDA EN NUESTRO SALVADOR Y RECIBIAN ABUSO... DE PARTE DE ESTE HOMBRE.
    EL PUEBLO CALLO PERO LA CONSCIENCIA NUNCA CALLA ...
    POR ULTIMO HERMANOS ... VIVAMOS EL EJEMPLO DE SANTOS DE DIOS PARTICULARMENTE LES RUEGO VIVAN EL EJEMPLO DE CRISTO Y DE NUESTRA SANTA DOCTORA DE LA IGLESIA SANTA TERESA DE JESUS ...
    La verdad padece, pero no perece.
    Santa Teresa de Jesus Doctora de la Iglesia universal y reformadora del carmelo.

    ResponderEliminar
  2. Es una desgracia que aún continúen algunos hablando de orar por los "pobres sacerdotes" pederastas; a esos grandísimos H. de la gran P. deberían encerrarlos en las celdas más oscuras y acompañarlos con lo más bajo de la escoria humana.

    Que dios los perdone, pero que hombres de su misma calaña los juzguen...

    No se puede tener ninguna piedad con esos depravados…

    JW

    ResponderEliminar
  3. Respuesta a un comentario anónimo NO publicado...

    Yo no respondo a enfermos y DEGENERADOS...

    Tú lamentablemente representas la hez de la humanidad.

    La pena de muerte debería existir para la basura como tú… de donde vengas y el porqué, es lo de menos, simplemente no deberías existir y no hay rezos ni perdón para repugnantes bazofias como tú…

    JotaDobleVe

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:22 p.m.

    Al parecer nuestra convivencia se torna cada vez más intolerante, Este es el trato. Legalicen el matrimonio a partir de los 12 años de edad entre joven y adulto con él con sentimiento de sus padres o sin él y unamos fuerzas para controlar el deseo sexual hacia los niños más pequeños. Mi virtud y mi valor al servicio de esta causa. Agradecería una pronta respuesta. Divulgar este mensaje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpe caballero, legalizar el matrimonio como usted lo dice es dar carta blanca a la pederastia… ¿12 años... está loco?, eso es totalmente absurdo y antinatural… Ya existen religiones que practican ese exabrupto, y eso realmente da asco a una persona sicológicamente normal… usted, o es un pederasta, o un fanático religioso, o simplemente quiere burlarse de las personas… Por favor, lea mi comentario anterior y tómelo para sí…

      Eliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.