13 enero 2010

Haití, Haití, pobre Haití

o... encima de corneaos paleaos…

"Por nuestra codicia lo mucho es poco; por nuestra necesidad lo poco es mucho"
-Francisco de Quevedo-


Por: J.W. de Wekker Vegas.



Ya comían barro… todos vimos en internet a las madres ligando el barro con un puñado de harina para hacer unas galletas que serían el único alimento de sus hijos; también y les servirían para vender unas cuantas de ellas y con los centavos obtenidos comprar más harina para repetir ese ciclo de desnutrición crónica… Al ver esas imágenes… muchos soltamos lágrimas de ira…

Haití, pobre Haití… y como si 600 años de miseria, explotación y abandono no bastaran, la “providencia divina” castiga a este pueblo eternamente castigado… “ganarán el reino de los cielos” dirán entre sus oropeles los hipócritas sepulcros blanqueados de nuestra iglesia católica apostólica y romana… “de ellos es el reino de los cielos” repetirá zalameramente alguna beata cucaracha de sagrario… y no faltará un idiota que grite ¡¡¡MILAGRO!!! al ver que el badajo de alguna campana es capaz de emitir aún algún sonido… Como si después de vivir en el infierno cualquier cosa no fuera cielo… y milagro no fuese que aún sobreviviesen…

Mientras tanto el hedor de la muerte unido al de la miseria copará el ambiente… Y naciones ricas con la nariz fruncida “caritativamente” donarán sus sobrantes... En las iglesias –ésas que controlan los purpurados- y en los clubs de canasta de las beatas se acopiará ropa vieja, pestilentes zapatos y juguetes inservibles… Nuestros honrados, y caritativos comerciantes apartarán aquellos productos a punto de caducidad o algunos renglones que producen perdidas para ser “donados” a esos pobres infelices; eso sí, con la previa declaración para descontarlo de sus impuestos… Y sólo uno que otro gobierno tercermundista dentro de la solidaridad entre pobres hará lo que pueda hacer para prestar ayuda tratando sinceramente de auxiliarlos… Y claro, no faltarán los Mata-Curas y las Globo-Terrores vociferando que Chávez sigue regalando a Venezuela yendo a ayudar a esos zarrapastrosos…

Quien esto escribe se pregunta: Salvo pedir que oren por los muertos para que sus almas alcancen el “más allá”, nuestro fascista Sumo Pontífice, dentro de la pompa vaticana, ¿donará sus oropeles?... ¿ordenará que se subasten las obras de arte que abarrotan San Pedro?... ¿Ordenará a sus bancos pontificios trasferir unos, digamos, unos 20.000 millarditos de euros para la reconstrucción total de Haití y su economía en un plan “Adolf” de este milenio?… Y las naciones llamadas del primer mundo, ¿será que pueden separar, aunque sea, el 40% de lo que se gastan en guerras para auxiliar a Haití?… ¿Hacer que por un solo año no fabriquen tanques ni bombarderos sino tractores para donarlos a ese pueblo?... No mis amigos, nada de eso, ¡¡hipócritas, egoístas y falsos!!... solo la pantalla para aparentar… la eterna limosna a la puerta de una iglesia, pero eso sí con la barriga bien llena… Ya los veréis acongojados, con lágrimas de cocodrilo, pidiendo que se haga algo ¡¡URGENTEMENTE!! pero eso sí, con el bolsillo de otro y nunca el propio…



Y a los que gritan ¡milagro! les digo, silente milagro hubiese sido que no se diera el terremoto… maldito el milagro que permite que pocos sobre-vivan para luego morir aplastados por su hambre…

¡¡Me cago en diez!! con esos milagros… Nos vemos en las teclas…


JotaDobleVe
Jwekker@gmail.com

1 comentario:

  1. Anónimo3:57 p.m.

    Dios proteja a Haití, y los ayude a encontrar serenidad, estabilidad y que puedan vivir mejor

    ResponderEliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.