17 agosto 2012

OMAR CRUZ Y EL ROSTRO DE BOLIVAR

o la amenaza de una demanda…

"La buena estructura de una empresa no garantizará siempre los mejores resultados, sobre todo si se parten de datos erróneos… Así la mejor empresa va directo al fracaso."

Interpretación de
Omar Cruz

Por J.W. de Wekker Vegas.

La imagen del Libertador Simón Bolívar, que adorna el comienzo de este escrito, es la representación del Camarada y buen amigo Omar Cruz. La misma es la percepción de un artista tomando como base la presentada en días atrás por el presidente Chávez y que a todas luces le fue entregada por una firma encargada del trabajo de reconstrucción y efectuado –aparentemente- por un Sr. Philippe Froesch quién se abroga la “propiedad intelectual” y amenaza con demandar a Omar Cruz  por no-se-que derechos sobre esa propiedad intelectual.

Los que me conocen saben que llevo más de 45 años de mi vida estudiando la figura del Libertador, y en mi página WEB “Simón Bolívar, el hombre” -hoy fuera del ciberespacio- escribí varios artículos sobre el tema…

Para mi muy humilde opinión hay tres retratos, en diferentes épocas de su vida, que pueden configurar una aproximación de lo que debió haber sido el rostro de Bolívar al momento de su muerte. A saber:



Anónimo-Madrid
1800


Anónimo-Haití
1816


J-Yanez
1821

El primero, por ser a un niño, en ese momento solo era un indiano con dinero por lo cual el retratista no debió haberlo mejorado mucho, y los otros dos, según los personajes que conocieron a Simón Bolívar se les parecía bastante…

Pues bien, los tres retratos concuerdan con la reconstrucción artística de Omar Cruz.

Por esta razón pienso que esta reconstrucción debería ser reconsiderada y/o acometida por otras fuentes, que no sean las actualmente involucradas, ante la posibilidad que los resultados del trabajo se presten a dudas.

¿Por qué afirmo esto?... Pues bien, las reconstrucciones faciales vienen haciéndose desde los principios del Siglo XX, ya en 1902-3 se hacen las primeras comparaciones de cráneos contra fotografías para determinar la identidad forense de los sujetos… Luego se pasa a la técnica de la escultura manual con yeso o plastilina y más recientemente a la reconstrucción tridimensional computarizada. 

Uno de los programas más recientes, ha sido lanzado, acá en Europa,  por la  Universidad Politécnica de Madrid y se denomina “Proyecto Cráneo” y permite automatizar la reconstrucción de rostros a partir de restos óseos…

Ahora bien, los que entendemos un poco de computación sabemos que los resultados de todos los programas dependerá tan solo de la habilidad que se tenga para introducirle los datos, y la confiabilidad de los mismos…

Pero lo que resulta más importante es la comparación de los resultados con la realidad… Ya que existen intangibles, los cuales después de ciento ochenta años, hacen que  un cráneo no nos diga nunca toda la verdad. No nos dirá que tan flácidos eran los carrillos o que tanto colgaba la papada o la quijada, o el tamaño del pabellón de las orejas, como abultaban o no abajo de los ojos, o simplemente de qué color eran realmente los mismos o como se distribuía el pelo en la cara… 

En fin, una serie de detalles que dejan mucho a la interpretación y dan un margen de error. Y acá no nombramos aquellos que podrían resultar de la pureza o  no, de las mezclas de razas que se tomaron en cuenta y que tanto influenciaba la una sobre la otra. Me refiero a lo que se ha dado por llamar “El Nudo de Marín”, muy comentado en nuestra historia y la infliencia del mismo en la real figura del Libertador…


Interpretación del
Sr.Philippe Froesch

Para concluir, la visión tridimensional computarizada del cráneo del Libertador ya está disponible; se me ocurre que bien se podría enviar la misma, por separado, a tres o cuatro universidades u organismos de investigación forense para tener segundas opiniones, y así tener la seguridad de que el señor Philippe Froesch efectuó bien el trabajo que le encomendaron. Ya que esa amenaza de demanda hace nacer las dudas de que él mismo dude de sus propios resultados.

Otras cosas se han visto,

Nos vemos en las teclas,

JotaDobleVe@GMail.Com


NOTA ADICIONAL:


En días pasados, el artista, camarada y amigo Omar Cruz hace público el diagrama que se muestra abajo, titulándolo:

DERECHO A DUDA, solicito una segunda
y hasta tercera reconstrucción.

 


Si se observa con detalle la reconstrucción del Sr.Philippe Froesch no se requiere ser un especialista en la materia para reconocer los múltiples gazapos en que ocurrió este señor. 

Quien lleva este Blog, y con todo el respeto a lo expresado por el Sr. Presidente Hugo Rafael Chávez Frías se atrevería a solicitar, a quienes asesoran a la Presidencia es estos asuntos, se sirvan recomendarle que ordene nuevas reconstrucciones, en otras fuentes, ya que el resultado obtenido por la compañía usada -a todas luces- pareciera ser poco confiable.


Nos vemos en las teclas,





4 comentarios:

  1. Camarada, cuando dices que "la visión tridimensional computarizada del cráneo del Libertador ya está disponible", donde se puede acceder a esa información. Un Abrazo y te felicito, muy buena explicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existe, ya que se usó por la Cia. de Barcelona, España quien hizo la reproducción para el gobierno venezolano (Por cierto las hay mejores en España y mucho mejores en otros países de Europa). Ahora, ¿de quien es la propiedad?... espero que sea del Estado Venezolano y no de la Cia. española...

      JotaDobleVe

      Eliminar
  2. Anónimo10:30 p.m.

    No me parece este rostro, algo me dice que hay fallas y estoy de acuerdo con otras reconstrucciones. No es culpa del Presidente, cualquiera lo entendería si presenta una rectificación. Si es lo que procede, hay que hacerla.

    ResponderEliminar
  3. saludos, la gente habla de 3d pero solo vemos 2 imagenes en 2d (independientemente de la tecnica utiliza) 3d significa q podemos verlo desde todos los angulos posibles

    ResponderEliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.