19 enero 2012

¿QUIÉN ES EL CULPABLE?

será Chávez o los laboratorios ladrones.

Las autoridades deberían sancionar a los laboratorios farmacéuticos por posible estafa



Por J. W. de Wekker Vegas.

Recientemente viajé a Venezuela por 45 días, éste es el primero de varios arrastres de lápiz en los cuales comentaré algunos hechos observados después de casi cuatro años alejado de esa tierra de gracia.

Les cuento que se me acabó, antes de partir, una de mis medicinas, me dije: “no importa, al llegar a Caracas me la compro” y me llevé la caja vacía.

La medicina olvidada fue el Pamtoprazol 40 mg. (Laboratorio SANDOZ)

Precio en Holanda 9,42 € caja de 90 pastillas, o sea, $ 0,105 por pastilla



Precio lista en Venezuela del genérico (Laboratorio CALOX) es de 57.95 Bs por la caja de 7 pastillas de 20 mg, o sea que el costo por pastilla es de $ 1,925 (*) o sea unas 18 veces más.

(*) Dólar calculado a 4,30 Bs tasa cambiaria asignada a los laboratorios. 



Y como la dosis encontrada en Venezuela fue de 20 mg me debía tomar dos pastillas para completar la dosis prescrita, o sea debí pagar 36 veces más el valor de lo que cuesta el medicamento en Europa (La cual, por cierto no pago, ya que me la da el seguro gratuitamente).

Ahora debo reconocer que los señores de CALOX mostrando una “generosidad sin igual” dan una rebaja del 15% sobre su precio de lista Pero más que generosidad pienso que como trampa caza-pendejos o engaña inspectores.

Yo soy muy bruto para los asuntos de políticas de venta y en esos intríngulis sobre costos y mercadeos, pero he leído en alguna parte que el valor de los químicos en un medicamentos casi siempre son una centésima, y muchas veces menos, del valor del precio de venta fijados por las multinacionales de la farmacología.

Los laboratorios se justifican alegando que son los costos de investigación ¿?, patentes, mercadeo, distribución y obsolescencia los que contribuyen a esos exagerados márgenes de ganancia. Pero… ¿Cómo podrían los señores de CALOX justificar esa diferencia de precios con SANDOZ?... Ummmm… Realmente que gustaría escuchar una opinión a ese respecto; pero sobre todo me gustaría saber cómo encaja esto en las políticas de precios que se articulan hoy en Venezuela, pero sobre todo saber quién es el culpable de esos exagerados grados de especulación.

Otro caso interesante, que debo mencionar, es el del EUTIROX de 50 mcgr no se encuentra en ninguna farmacia (Un medicamento que deben tomar todas las mujeres operadas –o con problemas- de Tiroides). El argumento que me dieron en la farmacia es que dado que el gobierno reguló su precio (no sé a cuanto) los laboratorios lo dejaron de producir ¿?... Claro, te ofrecen un “equivalente” que vale casi 1.000 Bs la caja (tampoco sé de cuantas pastillas). Pero a manera de dato –y para quien pueda interesarle- les informo que el precio de una caja de 90 pastillas (Laboratorios MERCK) en esta Europa es de 8,35 € ($ 10,30) o sea unos 0,50 Bs por pastilla.



Interesante sería saber quién –o quienes- se benefician con esos sobre-precios. Y me atrevería hasta recomendar que los agregados comerciales de las embajadas de la R. B. de Venezuela en el “Primer Mundo”, se dejen de andar en bonches investigativos en restaurantes, bares y botiquines y muevan ese trasero buscando precios de venta en las bodegas, abastos y farmacias para que tengan, por lo menos, una idea como se especula para dar empleo en ese bello país sudamericano y productor de petróleo…

Ummmm… ¿Será eso un pase de factura por ello?....

Nos Vemos en las teclas…

JotaDobleVe


¡¡CON CHÁVEZ TODO, SIN CHÁVEZ NADA!!


2 comentarios:

  1. el dinero es fin de los laboratorios no los pacientes es una de las empresas mas lucrativas a nivel mundial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería interesante que vieras el siguiente vídeo, si es que aún está en la red:

      http://www.youtube.com/watch?v=wIWuEAFlg1Y

      Gracias por tu comentario,

      JW

      Eliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.