28 noviembre 2006

¡¡¡QUE SE VAYAN, NO IMPORTA!!!

o el 30 % es quién manda…
Es un necio el que desprecia las bendiciones que la Providencia derrama sobre él. Somos queridos de Dios en este momento y no debemos dejar infructíferos sus dones. –Simón Bolívar-

Por: JotaDobleVe



Camaradas y amigos,

Me había propuesto no escribir más, hasta el 4 de Diciembre, y así darles a mis lectores la oportunidad de meditar, sin intromisiones de mi parte, sobre el destino que le darán a su voto.

Pero no sé quién, y no me importa saberlo, decía es estos días, desde las filas de la escualitud, que más peso tienen el 30 % que votará en contra Chávez, que el 60 % quienes votará a favor de él… agregaba, ese digno ejemplar de la cultura precámbrica, que ese 30% era la masa pensante “y culta” del país… ¿mientras qué somos los otros?... me figuro, que para este troglodita representa una masa amorfa de ignorantes y parásitos (vaya adelante la palabra de su líder).

Hay que ver que esta gente tiene el nazi bien a flor de piel, sin serlo pretenden ser arios de pura sangre, pobres diablos olvidan lo que decía, años ha, Arturo Uslar Pietri: “Todos los venezolanos deben buscar sus ancestros en el centro del Congo Belga”…

No voy a afirmar como lo he hecho tantas veces que se trata de elucubrados por los medios… no, este señor está cuerdo, está conciente de lo que dice, y lo dice con toda convicción de sus principios godos… para él, el pobre solo tiene deberes de vasallaje y no tiene otros derechos que los que ellos graciosamente le puedan otorgar… para ese “señor” los pobres son tan sólo un instrumento para acumular dinero… para este tipo de “señores” ayudar a los pobres es lanzarle, con desdén, una moneda al cazo de la limosna a la entrada de una iglesia.

Este cretino asume la misma posición que los mantuanos criollos al principio de los 1800´s. Hay que recordar que aquellos mantuanos caraqueños (entre ellos la familia del propio Bolívar) fueron una las castas más segregacionistas quienes la historia reseña, solo un ejemplo: Le negaron la entrada en sus casas al Generalísimo Francisco de Miranda, grande de Europa, por el solo hecho de ser “blanco de orilla” (de origen Canario)… Aquella fue una casta, quienes por pensar así, mueren al degüello, por las tropas de Monteverde primero, o bajo las lanzas de Bóves después… Cuchillos y lanzas manejados por manos criollas que se oponían a ser mancillados por aquellos godos quienes se creían sus superiores…

Ese pueblo, que estos señores tachan de “ignorantes y parásitos”, sabe que dentro de la Revolución Bolivariana sus hijos, serán más que ellos, sus hijos ya no lo serán más “ignorantes”… sus hijos hoy tienen igual oportunidad de estudios que otros… sus hijos mañana serán los profesionales que nunca pudieron ser sus padres… no deberán buscar trabajos humillantes por no haber podido estudiar… ¿y sus nietos?... pues sus nietos, serán aún mejores…

Aquellos quienes piensan como este señor son el extracto fluido de la caverna reaccionaria, vergüenza latente de la raza humana basura culta que afea al patria… los vimos, los oímos… estaban aquel 13 de Abril todos presentes en Miraflores… se regodeaban al leer los decretos del tiranuelo… se les salía la baba ante las armas automáticas que portaban los espalderos del pichón de dictador… gritaban histéricos celebrando la más mínima agresión al estado de derecho… asaltaron embajadas… vejaron funcionarios… todo bajo el amparo cómplice de unos medios que transmitían muñequitos… pero amigos, ésos, NO VOLVERÁN… Quienes como este estúpido también piensan aquellos quienes, sin ver el color de su piel, o el rizado de su cabello, los acusan a ustedes de zambos pata´en el suelo; o de “monos blancos” a quienes como Mario Silva o como quien les escribe somos de descendencia europea, ésos no tienen nada que buscar en esta Venezuela que comienza… esos NO LLEGARÁN

Y como decía aquella otra rémora, como lo es, su (mon) señor Castillo Lara, al despreciar al pueblo en Barquisimeto durante las pasadas ferias de la Divina Pastora: ¡¡QUE SE VAYAN!!, así, quienes piensen como esa negación del humanismo, que agarren sus macundales y se larguen a tierra gringa… que salten el muro que ahora los separa de esta América mestiza y que vivan la vida de segregación aria que da el vivir en tierra donde el 30 % vive a las expensas de la explotación del otro 70 %... Que sean pobres pero en su soñada sociedad de consumo… que repartan periódicos, que laven carros (si no pocetas) con tal de estar en su paraíso gringo…

Venezuela no necesita para nada personas que piensen como el troglodita de arriba… que nos dejen a nosotros… a este 70 % con su “desgracia”, con ese infortunio de vivir en un país en donde todos queramos ser iguales, en donde nos preocupemos por ser y no por tener, en donde estemos pendiente del vecino tanto como de la casa… en donde nos importen los que pasan hambre, los que sufren enfermedades… en donde seamos solidarios con nuestros hermanos… en donde sintamos amor y no odio…

¿Y ellos?... bueno, ellos… pues como decía el senil (mon) señor:

¡¡¡QUE VE VAYAN, NO IMPORTA!!!

Un abrazo, nos vemos en las teclas….

¡¡¡NOS VEMOS EN LA CELEBRACIÓN!!!

¡¡¡VIVA VENEZUELA!!!

JotaDobleVe
JWekker@GMail.com

3 comentarios:

  1. Anónimo7:26 p.m.

    LLEGO LA HORA DE TOMAR LOS CANALES DE COMUNICACION ESCUALIDOS PARA QUE DEJEN LA PENDEJADA.

    VIVA CHAVEZ HASTA EL 2030 + IVA

    ResponderEliminar
  2. Frank E. Payares M.7:24 a.m.

    LAS CONCESIONES SOBRE EL ESPECTRO RADIOELECTRICO
    Frank E. Payares M.
    Caracas, noviembre de 2006


    Todo parece indicar que una de las grandes tareas en el proceso de transformación del Estado venezolano es (y será) la revisión y redefinición del actual modelo o sistema de concesiones del espacio radioeléctrico, tanto en materia de telefonía e Internet, como en lo relativo al otorgamiento de frecuencias para la prestación de los servicios de radio y televisión. La materia es compleja, sobre todo porque tocaría a sectores económicos cuyo poder de influencia sobre la sociedad venezolana, rebasa la mera acumulación de riquezas, e incluso, parecen haber alcanzado una posición de “supraconstitucionalidad”, al asumirse y comportarse por encima de las obligaciones constitucionales otorgadas a la esfera de competencias del Poder Público.

    La revisión de esta materia supondrá una revisión de la formalidad normativa (constitucional, legal, reglamentaria y técnica), y también una definición conceptual, teórica y política, bajo la perspectiva de la nueva concepción del modelo de Estado y del sistema político, esencialmente, bajo la premisa de la democracia participativa y del ejercicio del poder por parte del Pueblo.

    La doctrina que al efecto se ha venido construyendo desde la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia apunta ya en algunas direcciones precisas. A este respecto destacamos:

    1. El uso y explotación del espacio radioeléctrico constituye una actividad de interés general, con fuertes inherencias en el interés social, y para que los particulares puedan cumplir esas actividades, es necesario -por mandato legal- que el Estado los autorice o los habilite. Por lo demás, se trata de una actividad caracterizada como de servicio público.
    2. Quienes son autorizados pueden, en principio, ejercer libremente la actividad económica derivada de la explotación y uso del espectro, pero esa actividad queda sujeta -por mandato legal- a la vigilancia, fiscalización y control del Estado. La autorización además, obliga a los particulares a cumplir con su responsabilidad social, lo que significa no sólo ceñirse al cumplimiento de la ley, sino propender a la paz social, contribuir a la armonía, lo cual es un deber de las personas -y no sólo del Estado- a tenor del artículo 132 constitucional.
    3. La autorización otorgada a los particulares no supone ni implica que éstos impidan a otros la democracia económica o entraben la libertad de empresa, o realicen actividades destinadas a la explotación desproporcionada de las personas, así la ley no lo prohíba, porque aceptar lo contrario es dejar sin aplicación al Estado Social de Derecho e ignorar los deberes sociales que dicho Estado crea en general.
    4. El Estado Social de Derecho no prohíbe el lucro, la ganancia o la libertad negocial, pero la creación de riqueza y su justa distribución no pueden partir de una ilimitada y desorbitada explotación de los demás, y menos en áreas que por mandato constitucional pertenecen al Estado, o donde éste otorga a particulares concesiones. Los particulares pueden crear en estos espacios autorizados riqueza propia, pero esta creación no puede ser en detrimento de quienes entran en contacto con las actividades que se realizan en ellas, y que por ser atinentes a todos los venezolanos, mal pueden ser aprovechados por algunos en desmedido perjuicio de los otros. De allí que las ganancias que los explotadores de tales áreas puedan obtener tienen que ser proporcionadas al servicio que presten y a la idoneidad con que lo hacen.
    Hay mucho que decir, seguiremos en otras entregas.

    ResponderEliminar
  3. Pedro Rodriguez7:49 a.m.

    Esas declaracones con del comemierda cubano-batistero enconchado en la TV venezolana de Fausto Mazó; comentarista hablador de güevonadas y vijo jalabolas de los oligarcas...

    ResponderEliminar

Los comentarios sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Son moderados y nos reservamos el derecho de publicación.